Bernarda: ¡Malditas particiones!

La Poncia: ¡Cuánto dinero le queda a Angustias!

Bernarda: Sí.

La Poncia: Y a las demás, bastante menos.

Bernarda: Ya me lo has dicho tres veces y no te he replicado. Bastante menos, mucho menos. No me lo recuerdes más.

(Sale Angustias muy compuesta de cara.)

Bernarda: ¡Angustias!

Angustias: Madre.

Bernarda: ¿Has tenido valor de echarte polvos en la cara? ¿Has tenido el valor de lavarte la cara el día de la misa de tu padre?

Angustias: Él no era mi padre. El mío murió hace tiempo. ¿Es que ya no lo recuerda usted?

Bernarda: ¡Más le debes a ese hombre, padre de tus hermanas, que al tuyo! Gracias a ese hombre tienes colmada la fortuna.

Angustias: ¡Eso lo teníamos que ver!

Bernarda: ¡Aunque fuese por respeto! ¡Por decencia!

Angustias: Madre, déjeme usted salir.

Bernarda: ¿Salir? Cuando te hayas quitado todos esos polvos de la cara. ¡Suavona! ¡Yeyo! ¡Espejo de tus tías! (Le quita violentamente con su pañuelo los polvos) ¡Vete ahora!

La Poncia: ¡Bernarda, no seas tan inquisitiva!

Bernarda: Aunque mi madre esté loca yo estoy con mis cinco sentidos y sé perfectamente lo que hago.

(Entran todas.)

Magdalena: ¿Qué pasa?

Bernarda: No pasa nada.

Magdalena: (A Angustias.) Si es que discutís por las particiones, tú, que eres la más rica, puedes quedarte con todo.

Angustias: ¡Guárdate la lengua en la madriguera!

Bernarda: (Golpeando con el bastón en el suelo.) ¡No os hagáis ilusiones de que vais a poder conmigo. ¡Hasta que salga de esta casa con los pies por delante mandaré en lo mío y en lo vuestro!

(Se oyen unas voces y entra en escena María Josefa, la madre de Bernarda, viejísima, ataviada con flores en la cabeza y en el pecho.)

María Josefa: Bernarda, ¿dónde está mi mantilla? Nada de lo que tengo quiero que sea para vosotras, ni mis anillos, ni mi traje negro de moaré, porque ninguna de vosotras se va a casar. ¡Ninguna! ¡Bernarda, dame mi gargantilla de perlas!

Bernarda: That damned will!

La Poncia: What a lot of money has been left to Angustias!

Bernarda: Yes.

La Poncia: And to the others, much less!

Bernarda: You've said that to me three times, and I didn't answer you. Considerably less, a lot less, don't remind me of it again!

(Enter Angustias with face make-up)

Bernarda: Angustias!

Angustias: Mother.

Bernarda: Have you dared to powder your face? Have you dared to wash your face, on the day of your father's funeral mass?

Angustias: He was not my father! Mine died a while ago. Don't you remember him any more?

Bernarda: You owe more to that man, your sisters' father, than you do to your own. Thanks to that man, your future is assured.

Angustias: We'll see about that!

Bernarda: Even if only out of respect. Out of decency!

Angustias: Mother, let me go out!

Bernarda: Go out? After you've removed that powder from your face! Weakling! Hussy! Mirror of your aunts! (She violently rubs off the powder with a handkerchief) Out now!

La Poncia: Bernarda, don't be so hard on her!

Bernarda: Although mother may be mad, I've all my wits about me and I know exactly what I'm doing.

(Enter all)

Magdalena: What's wrong?

Bernarda: Nothing.

Magdalena: (To Angustias) If you're arguing about the inheritance, you're the richest, you get to keep it all.

Angustias: Keep your tongue in its place!

Bernarda: (Hitting the cane on the ground) Don't labour under the illusion that you are going to be a match for me! Until I leave this house feet first, I will take the decisions - my own, and yours!

(Voices are heard and onstage comes Maria Josefa, mother of Bernarda, very old, dressed with flowers all around her head and breast).

Maria Josefa: Bernarda! Bernarda! Where is my mantilla? I don't want any of you to have anything of mine. Not my rings, nor my black moire dress, because none of you is going to marry. Not one! Bernarda, give me my pearl necklace!

Más: La influencia de la tragedia griega en Lorca

Jorge de Juan habla de la influencia de la tragedia griega sobre la escritura de Lorca, ilustrado por el personaje de María Josefa.

Bernarda: (A la Criada.) ¿Por qué la habéis dejado salir?

Criada: (Temblando.) ¡Se me escapó!

María Josefa: Me escapé porque me quiero casar, porque quiero casarme con un varón hermoso de la orilla del mar, ya que aquí los hombres huyen de las mujeres.

Bernarda: ¡Callese usted, madre!

Bernarda: (To the Maid) Why did you let her out?

Maid: (Shaking) She escaped me!

Maria Josefa: I escaped because I want to be married, because I want to marry a beautiful man from the edge of the sea, since the men from here run away from women.

Bernarda: Be quiet, Mother!

 

Más: Relación entre Bernarda y María Josefa.

Teresa del Olmo habla de la relación entre Bernarda y María Josefa.

 

María Josefa: No, no callo. No quiero ver a estas mujeres solteras, rabiando por la boda, haciéndose polvo el corazón, y yo me quiero ir a mi pueblo. ¡Bernarda, quiero un varón para casarme y para tener alegría!

Bernarda: ¡Encerradla!

María Josefa: ¡Déjame salir, Bernarda!

(La Criada coge a María Josefa.)

Bernarda: ¡Ayudadla vosotras!

(Todas arrastran a la vieja.)

María Josefa: ¡Quiero irme de aquí! ¡Bernarda! ¡A casarme a la orilla del mar, a la orilla del mar! ¡Bernarda!

Maria Josefa: I won't be quiet. I don't like to see these single women yearning to get married, their hearts turning to dust, and I want to go back to my own village! Bernarda, I want a man so I can be married and be happy.

Bernarda: Lock her up!

Maria Josefa: Let me go out, Bernarda!

(The Maid grabs María Josefa)

Bernarda: Help her out! All of you!

(All drag the old lady)

Maria Josefa: I want to go away from here! Bernarda! To get married at the edge of the sea, at the edge of the sea! Bernarda!

Telón rápido.

Acto Segundo